miércoles, 29 de abril de 2015

Cuando la Crisis Ataca...



Todos pasamos por momentos de crisis, esos días donde queremos tirar la toalla, donde sentimos que el agua nos llega al cuello y de pronto se nos cierra el mundo. Hoy fue un día de esos para mi. Niña en pleno berrinche desde temprano, sales de la casa media hora tarde ya con la paciencia agotada. Llegas a la oficina y te topas con los problemas mas estúpidos que puedan suceder. Sales otra vez, recoges a tu hija que sigue emberrinchada y tardas 10min en amarrarla a su asiento y apenas son las 5pm... nos falta la batalla correspondiente a la hora del baño y la dormida. Para estas alturas ya llevo 2 crisis de llanto, 3 mentadas de madre en el tráfico, como 10 contracciones (de las Braxton no se asusten) y una llamada histérica al esposo con un reclamo de ya no puedo mas a que hora llegas?

Pero esto no es nuevo. Las crisis existenciales son parte de la vida de una mamá y debemos aprender a sobrevivirlas y hasta sacar provecho de ellas. Aveces son resultado de un mal día, aveces vienen por una prueba mas grande, pero siempre te sacuden y te hacen reflexionar sobre la manera en la que estas llevando tu vida.

Estos son los principios básicos que me ayudan a sobrevivir los periodos de crisis en lo personal:

1. No tomes decisiones. Esta regla es la principal para mi. Después de un día de vivir la crisis y consultarla con la respectiva almohada, generalmente me despierto pensando que no tenía sentido mi angustia y que hoy es un nuevo día donde vida pinta mejor.

2. Aléjate de la autocrítica. Nosotros somos nuestros peores críticos y jueces, durante la crisis vemos todos nuestras fallas y es fácil etiquetarnos como la peor madre del mundo, la mujer más egoísta, etc. Ten mucho cuidado con lo que te dices al espejo.

3. Cuida tus palabras. Es muy fácil herir a tu esposo o a la persona con la que te estas desahogando durante la crisis. Hacer reclamos sin fundamentos y desquitarte con tu familia no te hará sentir mejor. Si necesitas un tiempo a solas tómalo. Aveces solo necesitas tu espacio para poder averiguar que es lo que te esta haciendo sentir en crisis y calmarte.

4. Reflexiona e identifica los problemas. Tal vez un mal día te hizo explotar por que hay un problema más grande de fondo al que tienes que poner atención. Aprende a separar hechos aislados contra situaciones que tienes que afrontar y cambiar en tu vida.

5. Relájate y deja que pase. Salte de la rutina, no se va a acabar el mundo por que dejes a tus hijos un día dormirse viendo la tele por que tú necesitas un poco de paz y tranquilidad. Debo confesar que cuando me siento al borde de una crisis, me tomo un día de vacaciones y me consiento. Me voy a hacer las uñas, etc. a veces solo necesitas un poco de tiempo para ti y es válido.

La crisis se puede convertir en un momento de oportunidad, para tomar un respiro y continuar, todo depende de cómo la sobrelleves. ¿Cómo le haces tú?

[ Share on Pinterest ]

1 comentario:

  1. He estado leyendo varios de tus post y me identifico muchísimo jeje tengo una niña de 2 y niño de 3, los berrinches de los dos al mismo tiempo pffff, trafico, trabajo, marido y todavía me pongo abrir un blog jajaja pero bueno es lo bonito de la vida :)

    ResponderEliminar